La Bella y la Bestia de Disney - Blog: La fascinante historia de los animadores de Lumière y Din Don

jueves, 16 de marzo de 2017

La fascinante historia de los animadores de Lumière y Din Don

Os dejo este artículo publicado por Vanity Fair sobre la relación entre Nik Ranieri (animador supervisor de Lumière) y Will Finn (animador supervisor de Din Don) y su reflejo en sus personajes:


En 1991 La Bella y la Bestia hizo historia. Fue la primera película de Disney que tuvo una guionista oficial; la primera que mezcló la tecnología por ordenador de Pixar; y el primer filme animado nominado al Oscar como Mejor Película. Y más allá de los créditos del largometraje hay una pequeña historia que es fácil perderse: La Bella y la Bestia fue también la primera película en la cual los animadores supervisores fueron conocidos por sus contribuciones específicas a los personajes.

El acercamiento de Disney de asignar un animador a un personaje fue probada y cierta, tan antigua como Blancanieves y los Siete Enanitos. Esa metodología permitía al animador concentrarse en una sola actuación, de la misma forma en que los actores se adentran en sus papeles. Pero para Nik Ranieri y Will Finn, que animaron respectivamente a Lumière y Din Don, la amistad contendiente entre el suave maître candelabro y el puntual reloj de péndulo resulto ser muy fiel a la realidad.

“Oh Dios mío, el reparto en esa película estaba perfectamente y divinamente guiado, cualquiera lo diría ,” recuerda Dave Pruiksma, que fue el animador supervisor de la maternal señora Potts y su hija tacita, Chip. “Will es Din Don. Nik es Lumière. Y, como cualquier gran animador y actor, los dos artistas se basaron en sus experiencias reales para hacerlo realidad entre los personajes de la pantalla.”

Lumière y Din Don—interpretados por Ewan McGregor y Ian McKellen en el remake en acción real de este mes de La Bella y la Bestia—se concibieron como la la arquetípica pareja extraña,sus personalidades dispares se reflejan en sus diseños y las interpretaciones vocales. Lumière fue doblado con tonos cálidos  por Jerry Orbach, como un cruce entre Maurice Chevalier y Pepe Le Pew, irradiando la alegría de vivir en cada momento. Din Don, doblado nerviosamente por David Ogden Stiers, que originalmente era un reloj de pie antes de ser reducido; él era un purista de las normas y propenso a perder la calma, con las agujas de la hora y los minutos formando un bigote asimétrico.


Nik Ranieri y Will Flynn en 1991, a la izquierda, y en 2016, a la derecha.


Como Lumière, Ranieri era el más alto de los dos. Finn se parecía más al bajito, pesado Din Don, de cara redonda. El parecido no era sólo físico sin embargo. La dinámica entre los personajes que aparecen en pantalla ( "¡Tú  pomposo, cabeza de queroseno  con cerebro de guisante!" "¡En garde, reloj de bolsillo grandullón!") Fue realmente una versión aumentada, en dibujos animados de la fricción de la vida real entre Ranieri y Finn. "Creo que los personajes es lo que serían y podrían ser Nik y Will, si no fuera por las convenciones sociales y el decoro", dice Pruiksma.

Ranieri y Finn comparten por primera vez un espacio de trabajo, con escritorios uno frente al otro, durante la producción en 1990 para la película de Disney Los rescatadores en Cangurolandia. El escritorio de Ranieri estaba invariablemente ordenado, impoluto; el espacio de trabajo de Finn era un desorden caótico de  lápices y pilas de papel. "Al principio, todo iba muy bien", dice Ranieri. "Pero a medida que pasaba el tiempo, empecé a irritarlo. No sé lo que hice o dije, pero de alguna manera lo molesté".

Los dos tenían fundamentalmente diferentes tipos de personalidad. Según recuerda Finn, Ranieri podía ser insensible, sarcástico, y generalmente sin darse cuenta crispaba  los nervios  de Finn. Por otro lado, Finn estaba inexplicablemente de mal humor y era muy irascible . (Fiel a su forma de dibujos animados, también se ponía más nervioso sobre las fechas límite que Ranieri.)

Se producían los roces habituales en el lugar de trabajo. "No me gustaba caminar a primera hora de la mañana y encontrar un contenedor para el desayuno, apestando a horrores, desechado junto a mi silla", dice Finn. Era un ritual diario, y Finn lo tomaba personalmente. "Finalmente tomé el cubo de basura y lo arrojé a su lado de la habitación y lo reemplazé con el vacío, delante de sus narices. Estaba completamente confundido.“

Por su parte, Ranieri desaprobaba la elección de Finn para la decoración: un cartel atrevido con media docena de strippers en medias de red, haciendo alarde de sus espaldas. "No teníamos reglas de Recursos Humanos.", dice Finn. "No era exactamente apropiado, lo admito." Aun así, él disfrutó el disgusto de Ranieri. “Lo dejé por más tiempo del que debía“

Sí, admite Finn, todo parece loco y mezquino ahora. "Nuestra química personal no era la óptima", dice. "Nunca perdí el respeto por el talento de Nik. Pero cuando terminó la película, estaba deseando no tener que compartir espacio vital con él todos los días ".

Cuando el trabajo comenzó seriamente en La Bella y la Bestia, era inevitable que se asignaran Lumière y Din Don aRanieri y Finn. "El conocimiento de nuestra disputa definitivamente jugó un pequeño papel en darnos a esos dos personajes", dice Ranieri.

"Creo que los directores pensaron secretamente que la fricción personal ya legendaria entre nosotros influiría en la animación", coincide Finn.

Al coreografiar juntos las escenas de Lumière y Din Don, Finn y Ranieri se vieron forzados a trabajar más de cerca que nunca, de vez en cuando compartiendo trozos de papel y animando los planos conectados entre sí. Protegiendo a sus bebés, se peleaban y se peleaban por cómo sus creaciones debían lucir -como los padres que reciben consejos de crianza no deseados. Ranieri me confió: "Hubo una escena de Lumière que hizo que me pareció genial, excepto que pensaba que el labio superior de Lumière era demasiado alto".


"Había dos largas escenas en las que animé a ambos personajes", dice Finn. "Sentí que había sido especialmente respetuoso con el diseño de Nik, pero de todos modos dibujó mis dibujos. Estaba furioso. Le dije que guardaría los originales para las comparaciones para cuando huniera un poco de cordura sobre quién mató a quién. "

De acuerdo con la versión de Ranieri de los acontecimientos, se había quedado hasta la 1 de la mañana marcando los dibujos de Finn cuidadosamente y respetuosamente en pedazos de papel.

"Oí más tarde que Will, sin siquiera mirarlos, los arrojó a la basura", recuerda Ranieri. En un momento dado, entró en la oficina de Finn cuando él no estaba allí y notó que  'MATAR A NIK' estaba en la lista de tareas pendientes de Finn. "Supongo que me sobrepasé".
Dave Pruiksma, como la apacible señora Potts que estaba animando, a menudo se encontraba actuando como pacificador de la pareja.

"Las hostilidades se volvieron más fuertes", dice. "Siempre parecería enojado con Nik. Frustrado, perturbado, descontento, irritado, lo que sea. Simplemente no parecía gustarle Nik. Y Nik, que en realidad no entendía por qué no le gustaba a Will, al mismo tiempo, parecía, en algún nivel, disfrutar de la hostilidad de Will hacia él. Ya sabes, como flipando con las molestias de Will.“

Pruiksma continúa diciendo: "No soy un psicoterapeuta o experto en estas cosas, pero creo que puede haber sido algo naturalmente competitivo. Will y Nik son tan sólo excelentes animadores -puedo imaginar que puede haber habido sólo cierta cantidad de celos profesionales que avivaron las llamas de su rivalidad, especialmente cuando se trata de tipos de personalidad tan radicalmente diferentes ".

El aspecto positivo era que cuando su relación era en su más frágil, sus dibujos eran incluso mejores. Finn fue especialmente capaz de encontrar inspiración para el repertorio de expresiones agitadas de Din Don simplemente mirando su espejo. Incluso en esos momentos, dice, reconoció que la fricción era útil para sus "actuaciones".

"Era contencioso, pero ayudó a las caracterizaciones", dice Finn. "Objetivamente, pude ver el humor en él, aunque hubo momentos en que la objetividad dio paso a gritar".

Para una escena pidieron que Lumière que pusiera cándidamente uno de sus brazos dorados de candelabro alrededor de Din Don. "Animé al reloj haciendo una reacción agria al roce de Lumière", dice Finn. "Como, '¡No me toques Nik!' Fue muy real."

"Hay un gran sentido de fricción, de unicidad, de animosidad, pero también un gran respeto", dice Pruiksma, ahora profesor de animación en el Laguna College of Art and Design. "Cualquiera del grupo de animadores en el estudio en ese momento podría haber animado a los personajes de Din Don y Lumière de manera competente, pero no creo que nadie podría haber traído el nivel de profundidad y personalidad única que infundieron Will y Nik."

La respuesta abrumadoramente positiva a esa película -incluyendo la nominación al Oscar- hizo mucho a la hora de curar la mala voluntad entre los dos animadores del estudio.

"Estoy muy orgulloso de las escenas que Will y yo hicimos juntos", dice Ranieri. "Claro, veo un poco de él y yo en esas escenas. Pero lo más importante, veo a dos personajes que interactúan perfectamente en animación completa con sutiles matices y equilibrio. Ninguno de los dos intentó superar al otro. Lo más importante era lo que era mejor para la escena. Ese es el verdadero profesionalismo.“

Ranieri y Finn nunca trabajaron tan cerca juntos, aparte de algunos planos en Aladdín, ya que Ranieri dibujó a Jafar y Finn estaba supervisando como animador al loro Iago. Ranieri pasó a animar a Hades en Hércules y Kuzco en El emperador y sus locuras, mientras que Finn volvió a hacer bocetos de guión para Pocahontas y El jorobado de Notre Dame. Ambos encontraron en última instancia diversas trayectorias fuera de Disney, pues la animación por ordenador sustituyó a la dibujada a mano y el modelo del "supervisor de la animación" se dejó de lado.

Hace un par de años, Pruiksma invitó cautelosamente a Finn y a Ranieri a Laguna Beach a hablar con su clase sobre su experiencia de La Bella y la Bestia. Después de recordar su trabajo juntos ante una asidua audiencia de aspirantes a animadores, Ranieri y Finn cenaron juntos. Por primera vez en 20 años, me dijeron, aclararon todo sobre lo que Ranieri denomina "todo ese malentendido". Y, en 2016, ambos estuvieron presentes en la celebración del 25º aniversario de La Bella y la Bestia por la Academia en Beverly Hills. A sugerencia de Finn, los dos recrearon una foto de hace 25 años de sí mismos del evento para la prensa de La Bella y la Bestia (1991) en Florida: Ranieri sonreía ampliamente, los ojos de Finn miraban hacia el cielo. "Buenos tiempos", dice Ranieri.

"Siempre que nos vemos, es más fácil y tal vez mejor pensar en lo armoniosamente que nuestro trabajo se reflejó en La Bella y la Bestia", dice Finn. Al menos, en la pantalla.

2 comentarios:

  1. Jo que historia tan bonita muchísimas gracias por compartirla :,) saber estas cosas enriquece mucho la esperiencia de ver la película.
    Un saludo!
    PD: espero que disfrutes el live action!

    ResponderEliminar
  2. hola. como estas ?
    ansiosa de contar mi opinion de la peli. .
    solo dire que la pelicula animada es magnifica y como es animada se da lujos que en esta no se pueden acceder . Pero bueno cuando la vean todos hacemos nuestro debate. yo sali satisfecha y el señor Luke evans es magnifico. saludos vivi

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por comentar, el blog está muy interesado en tu opinión! Por favor, antes de comentar lee las siguientes normas para publicar un comentario:

-No incluir enlaces, a menos que tengan que ver con el tema de la entrada.
-No incluir palabras malsonantes u ofensivas. Respeta a los demás.
-Comentarios que no tengan que ver directamente con el tema de la entrada o el blog son susceptibles de no ser publicados.
-Procura respetar las normas ortográficas.
-NO COMENTAR USANDO SÓLO MAYÚSCULAS.

La administradora se reserva el derecho a borrar comentarios ya publicados o bloquear a quien reincida en el incumplimiento de estas normas.

*El blog no vende ninguno de los productos anunciados en él*

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...